EN EUSKADI, HACIENDA TAMPOCO SOMOS TODAS

AsunOf2Asun Merinero, licenciada en Historia por la UPV/EHU, ha escrito varios libros y artículos, ha trabajado como investigadora predoctoral del Gobierno Vasco, con una beca de investigación del Ararteko sobre víctimas del terrorismo, y ha trabajado también como responsable del Área de paz y derechos humanos de Bakeaz.

LA LUCHA CONTRA EL FRAUDE FISCAL, UNA CUESTIÓN DE VOLUNTAD POLÍTICA

«El Fraude Fiscal está formado por aquellas actividades que se ocultan o desvirtúan ante Hacienda para pagar menos impuestos o, simplemente, no pagar ningún impuesto»

«En realidad, los paraísos fiscales son sólo uno de los instrumentos que los ricos utilizan desde hace mucho tiempo para pagar menos impuestos»

Ignacio Zubiri (Catedrático de Hacienda Pública por la UPV-EHU)

 

El sistema fiscal de las economías modernas está justificado por la necesidad de recaudar dinero para el funcionamiento de los servicios públicos (sanidad, educación, infraestructuras, atención a la inclusión social, lucha contra la pobreza…). En definitiva, el sentido de la fiscalidad en cualquier lugar del mundo debe cumplir con un objetivo básico: la redistribución equitativa de la renta.

La apuesta de Podemos Euskadi por una reforma fiscal integral dedica un importante apartado a la lucha contra el fraude fiscal, contra todo el fraude fiscal, pero especialmente contra el fraude de las rentas altas, de los grandes patrimonios, el «fraude fiscal de guante blanco».

La lucha contra el fraude fiscal ofrece llamativos titulares de prensa y de Teleberri en los que los gobiernos  presumen de sus grandes campañas y de sus éxitos en el afloramiento de dinero defraudado, robado a las arcas públicas.

Una vez más la distancia entre la realidad y la propaganda oficial en Euskadi se cifra en millones de euros. Al PNV le basta con mostrar aumentos de décimas en los porcentajes anuales de dinero aflorado para sentirse “satisfecho” y para ofrecer a la ciudadanía las migajas de un pastel que se reparte entre otros, entre quienes tienen la posibilidad de no tributar lo que deben, de no pagar proporcionalmente a sus rentas. Porque si algo está claro es que son las rentas del capital las que se escapan al control fiscal, y sí se escapan es porque los poderes públicos lo permiten.

Se nos ofrecen anualmente con bombo y platillo, los datos de fraude fiscal aflorado, pero ¿cuál es la estimación de fraude fiscal?¿Qué porcentaje aproximado de fraude fiscal aflora? Silencio, esa es la respuesta de los gobiernos forales en las instituciones públicas. Sobre el fraude fiscal total no hay estimaciones, curioso dato cuando es uno de los mayores retos a los que se enfrentan las Haciendas Forales si queremos que el mermado estado del bienestar alcance a la totalidad de la sociedad vasca y cubra todas las necesidades.

El fraude fiscal en Euskadi: el lado oscuro de la fiscalidad

Vivimos en un mundo abrumado por los estudios, las estadísticas oficiales llenan nuestro día a día. Sin embargo, el fraude fiscal en Euskadi, a pesar de su relevancia y de los presupuestos invertidos en estudios, no está siendo un objetivo de análisis prioritario. Sobre todo, carecemos de análisis de los datos que nos permitan evaluar las políticas públicas en la lucha contra el fraude fiscal, hacer propuestas para mejorar la eficacia, realizar estimaciones y diagnósticos que nos permitan diseñar planes más adecuados para conseguir reducir el fraude fiscal.

Anualmente las Haciendas Forales presentan el Plan Anual de Lucha contra el Fraude. Las personas responsables técnicas y políticas lo diseñan en el seno de la Comisión de Lucha contra el Fraude del País Vasco, ellas lo presentan, ellas evalúan su cumplimiento y la valoración anual siempre es positiva. Donde no hay crítica, donde no hay análisis objetivos, solo hay complacencia. Lo que es evidente es que hay un estancamiento de los datos de afloramiento del fraude.

FRAUDE FISCAL AFLORADO EN LA CAE (2013-2016)

                        BIZKAIA                        GIPUZKOA                                     ARABA
2013              467,1 millones de €         394                                               147,7

 

2014              523,8 millones de €        358,5
2015              446,7 millones de €        357,7                                             129,15
2016              461,6 millones de €        214,4                                              124
Datos oficiales aportados por las tres Haciendas Forales de la CAE

 

Pero podemos añadir más datos ilustrativos, surgidos no de la rendición de cuentas debida a la ciudadanía, sino de las peticiones de información de los grupos políticos de la oposición. Gracias a una de ellas, realizada por el Grupo Elkarrekin Podemos en el Parlamento Vasco, sabemos que en 2015 hubo una caída de las inspecciones fiscales en relación con 2014 del 30%. También sabemos que a más inspecciones fiscales, más resultados en el afloramiento de fraude fiscal.

EJERCICIO NÚMERO DE INSPECCIONES FISCALES EN LA CAE
2014 629.175
2015 434.584

 

Según el único informe existente sobre fraude fiscal en la CAE en los últimos años, obra de los catedráticos Ignacio Zubiri, M.ª Carmen Gallastegi y Javier Fernández-Macho, solo en economía sumergida, el fraude fiscal ha superado los 3.700 millones de euros anuales en el periodo 2011-2014 en Euskadi, un 17% del PIB. 2.320 millones de euros anuales de fraude corresponden a los impuestos generales, de ellos algo más de 2.000 millones (un 55% del total) a impuestos gestionados por las Administraciones Vascas(Informe: Economía Sumergida y fraude fiscal en la C.A.de Euskadi, Instituto de Hacienda Pública UPV-EHU).

Recalco, solo en economía sumergida y que además esto es solo una parte del fraude: «las estimaciones del fraude fiscal basadas en la economía sumergida son cotas inferiores a los niveles reales de fraude».

Para bajar los datos a la calle, para hacerlos de carne y hueso, el proyecto de presupuestos del Gobierno Vasco de 2017, destina al presupuesto de Sanidad: 3.537 millones.

Los ingresos obtenidos a partir de la fiscalidad se invierten en gasto público, en el pago de los servicios que cubren -o deberían cubrir- las necesidades básicas de la ciudadanía. Cada euro que se deja de recaudar significa un euro menos para la inversión en nuestros hospitales, en nuestras universidades, en planes de empleo, en políticas de vivienda…Quienes defraudan a Hacienda, nos roban a todas las ciudadanas y ciudadanos.

La lucha contra el fraude fiscal es un deber de las instituciones públicas, porque de ellas depende la puesta en marcha de medidas que dificulten el fraude, la penalización de dichas prácticas y la recuperación del dinero que debe sufragar el gasto público.

En la lucha contra el fraude conviven cuatro vertientes:

  1. La económica: ligada a la recaudación y al dinero que se deja de ingresar y por otro lado, al beneficio de intereses particulares.
  2. La legal: la normativa, mucha de ella competencia de las Juntas Generales, en el caso de Euskadi, que debe limitar las posibilidades de fraude, sancionar proporcionalmente las conductas fraudulentas.
  3. La de justicia y equidad: el fraude es una práctica insolidaria, en beneficio particular, de unos pocos y que perjudica a la mayoría social.
  4. La ético-pedagógica: las medidas efectivas de lucha contra el fraude y la eficacia en la persecución de las personas defraudadoras contribuyen a reforzar una cultura que ponga en valor el pago de impuestos y que señale a quienes defraudan no como “listos” sino como “delincuentes insolidarios”.

 

Para desincentivar a quienes disponen de medios para defraudar y de prácticas como la elusión y la evasión fiscal, las instituciones publicas deben persigan y castigar de forma implacable estas conductas. Tiene que salir caro defraudar. En el caso de Haciendas Forales del tamaño de las vascas, es imprescindible la coordinación y la armonización. Es necesario disponer de análisis detallados de las bolsas de fraude, por eso Podemos Euskadi defiende la intervención en las políticas públicas contra el fraude fiscal de personas expertas y la adopción de medidas como la creación de un Observatorio Independiente de lucha contar el fraude fiscal, propuesta de los profesores Zubiri, Gallastegui y Fernández- Macho, a la que se ha opuesto en PNV con la complicidad del PSE-EE.

Falta de voluntad política y trato de favor para los grandes capitales

Se lamentaba el profesor Zubiri en su presentación de su informe ante el Parlamento Vasco de que en Euskadi: «lo razonable es defraudar» porque la probabilidad de ser cazado «es baja». Esta afirmación desmonta todo el marketing prefabricado en los laboratorios de propaganda del PNV sobre los éxitos en la lucha contra el fraude en Euskadi. Las medidas contra el fraude fiscal adoptadas por las Diputaciones vascas son insuficientes y no están incidiendo en la probabilidad de detección y la sanción. Pero también nos interpelan a la ciudadanía, quienes también deberíamos reprobar los comportamientos y poner en valor la importancia del pago de impuestos.

 

Hacienda no sólo no somos todas, Hacienda son fundamentalmente las rentas del trabajo.

Datos del  Consejo Vasco de Finanzas Públicas, febrero 2017.

Ni el fraude fiscal procede solo de las grandes rentas, pero éstas son las que más facilidades tienen para escapar del control, precisamente porque los controles están centrados en perseguir a otros sectores. Ejemplo de ello ha sido en Bizkaia la conocida como “campaña de los tickets”, en la que se perseguía por parte de la Hacienda Foral de Bizkaia a los pequeños hosteleros que no daban tickets con consumiciones de un café en el Casco Viejo de Bilbao. Mientras nuestros emporios empresariales, léase Iberdrola, acusada de beneficios de más de 20 millones por manipular el precio de la luz, pasan los controles fiscales sin despeinarse. Cuestión de enchufe desde luego.

Pongamos que hablo de Bizkaia, no por “bizkaiacentrismo” sino porque el 50,64% de las aportaciones al Gobierno Vasco de las tras Haciendas Forales procede de la Hacienda de Bizkaia (4. 423.152.080€ de un total de 8.734.502.529 €, en 2016). En las Juntas Generales de Bizkaia, asistimos mensualmente a las modificaciones tributarias que nos trae el Departamento de Hacienda y Finanzas, todas ellas parches para una normativa fiscal que permite la elusión, la ingeniería fiscal, que no sanciona como debería a los grandes defraudadores y que prima la recaudación a la sanción y a la justicia (acuerdos ventajosos para devolver partes del dinero defraudado).

La falta de voluntad política se manifiesta en la incoherencia entre el discurso y los hechos. Mientras se estanca el afloramiento de fraude fiscal, se condonaba hasta abril de este año “graciablemente” sanciones tributarias (artículo 195.3 de la Norma Foral 2/2005 General Tributaria de Bizkaia). Podemos destapó que en los últimos 10 años, solo en aplicación de este artículo en Bizkaia se condonaron más de 11 millones en sanciones tributarias y que en el caso del ejercicio 2016, en dos de esos casos se condonaron sanciones por valor de 450.000€.

Luchar contra el fraude fiscal significa enfrentarse a grupos de interés y de poder en Euskadi, de los que dependen gran parte de las redes clientelares y de connivencia entre el poder económico y político en Euskadi, en el oasis vasco.

Las propuestas de Podemos Euskadi son claras:

-Normativas más severas y sancionadoras del fraude.

-Prioridad en la lucha contra el fraude de las rentas altas, los grandes patrimonios y las grandes empresas.

-Revisión y control de las desgravaciones y bonificaciones aplicadas al impuesto de sociedades.

-Más recursos humanos y materiales en la inspección y la sanción de conductas de fraude.

-Estudios y análisis periódicos de la eficacia de la lucha contra el fraude, con indicadores y herramientas cuantitativas que permitan la evaluación ´de las políticas públicas.

-Observatorio de lucha contra el fraude fiscal compuesto por personas expertas independientes

-Aumento de la cooperación y del personal dedicado a la persecución de delitos fiscales:  “policía fiscal”

-Publicación de listas de personas morosas con la Hacienda, desde 250.000€ no desde 1.000.000 como en la actualidad.

La voluntad política se demuestra en las acciones de quienes tienen potestad para aplicar las políticas de inspección, sanción contra el fraude fiscal y se demuestra con el ejemplo.¿Cómo puede un ex Diputado General de Bizkaia estar en la lista de los Papeles de Panamá por tener una sociedad con un domicilio fiscal en las Islas Vírgenes? Cosas que pasan sin que nada pase. Made in PNV.

ASUN MERINERO SIERRA

Juntera de Podemos Euskadi en las Juntas Generales de Bizkaia

Autor: BesterikGabe

Información y opinión. La actualidad a través de artículos. Hace tiempo que murió la objetividad.

Un comentario en “EN EUSKADI, HACIENDA TAMPOCO SOMOS TODAS”

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s