El tema de la semana

 

Mariano Rajoy, la comparecencia ante la Audiencia Nacional y la corrupción estructural del Partido Popular.

El tema de la semana ha sido, sin lugar a duda, la comparecencia de Rajoy ante la Audiencia Nacional como testigo de la corrupción de su partido. Días antes de testificar, había una frase que parecía iba a ser clave en la estrategia de la defensa del Presidente del Gobierno: “Yo eché a Correa del PP”. Desde un comienzo, a excepción de algunas intervenciones de Rafael Hernando y Fernando Martínez Maillo, la táctica pasaba por plantear el día con total normalidad, <como cualquier otro ciudadano> podría haber sido el eslogan (intentaron que lo fuera). Por cierto, no muy lejos de las líneas de defensa de Esperanza Aguirre y Cristina Cifuentes.

Eldiario.es adelantaba aquí que, como ya podíamos imaginar, la comparecencia no iba a realizarse con normalidad, ni como lo hubiera hecho cualquier otro ciudadano. Mariano se iba a sentar “en estrados”. Desde un principio habían intentado vender que la normalidad pasaba porque el Presidente del Gobierno testificara a través de conferencia y desde su despacho <como cualquier otro ciudadano>, pero no coló.

El día de la comparecencia superó cualquier expectativa. Algunos pudimos seguir por Twitter la normalidad y transparencia con que Mariano Rajoy entraba por el garaje, la estrategia del plasma llevada al siguiente nivel. El diario digital Público resumía en dos tweets la llegada del testigo:

 

Todo lo que vino después, como esperábamos, fue un mal chiste al más puro estilo “Marca España”. Un Mariano Rajoy que ironizaba sobre las preguntas del abogado de la acusación, se mostraba prepotente en sus respuestas y parecía no saber en calidad de qué testificaba ante el tribunal de la AN. Al mismo nivel estuvo la defensa, que difícilmente hubiéramos podido concretar a quién correspondía, con un abogado defensor que ralentizaba el proceso con constantes interrupciones que no procedían, y con un Presidente de la Sala que parecía tener prisa en acabar con el <asuntillo>.

Que nadie se crea que la cosa acaba aquí. La normalidad y la transparencia no quedaron plantadas únicamente en el planteamiento del PP en relación a la comparecencia de su Presidente, hubo medios de comunicación que superaron estos desmanes, entre los que podríamos subrayar a TVE, cuyos trabajadores se mostraron indignados porque la televisión pública de todos no emitiera un acto de tal envergadura. Esto pudimos leer en eldiario.es:

Los trabajadores de TVE indignados por que La 1 no haya mostrado la declaración de Rajoy

La actitud de TVE fue tan triste como muchas de las declaraciones del testigo, que entre otras cosas, afirmó que como director de campaña le correspondían las cuestiones exclusivamente políticas. Una vez más, quedaba desmentido, esta vez por las declaraciones de directores de campaña de otros seis partidos, como podemos observar aquí.

Tras este alarde de normalidad democrática y transparencia ejemplar, llegaba el turno de las declaraciones desde otros partidos políticos. Era de esperar que a todos les pareciera mal, incluso a aquellos que desde un comienzo habían estado tratando de blanquear la corrupción del PP. Os dejamos aquí algunas de las intervenciones que provocaron las declaraciones de Mariano Rajoy:

Pablo Iglesias (Podemos).

 

Pedro Sánchez (PSOE).

 

Alberto Garzón (IU).

 

Fernando de Páramo (C’s).

 

Parecía que Rajoy acabaría teniendo que dar explicaciones ante el pleno del Congreso cuando Pedro Sánchez y Pablo Iglesias acordaban pedir su comparecencia, pero los aliados del PP no se iban a quedar a la espera y planificaban su estrategia particular. El PNV se mostraba más cercano a la posición de C’s, pidiendo así la comparecencia del Presidente del Gobierno no ante el Pleno, sino ante la comisión de investigación sobre las finanzas del PP, protegiendo así las buenas relaciones que PNV y PP han mantenido desde hace tiempo, a pesar de las artísticas declaraciones de unos y otros, donde han intentado jugar al despiste con su electorado correspondiente. El Diario Vasco profundizaba aquí al respecto, desde su peculiar punto de vista, por supuesto.

Este no es ni el primero ni el último de los episodios de esta serie tipo “Corrupción en Miami” pero con un estilo mas ibérico, sin tanta acción y con testigos y acusados haciéndose los tontos. No sería justo cerrar este breve resumen sin añadir una intervención de uno de los representantes políticos más duros con la corrupción del Partido Popular.

El enfrentamiento entre quienes han tratado de normalizar todo lo ocurrido, ya sea a través de un acuerdo bilateral de blanqueamiento o mediante críticas vacías, y quienes se han mantenido inamovibles frente al partido más corrupto de Europa, es algo que toca zanjar a la ciudadanía, con seriedad, compromiso y un sentido crítico de la realidad. Que mirar a Venezuela no sea lo normal cuando unos pocos saquean lo de todos.

Autor: BesterikGabe

Información y opinión. La actualidad a través de artículos. Hace tiempo que murió la objetividad.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s