El cuento de la caperucita venezolana

Por Begoña Arnaldes

cap¡Qué suerte tenemos con la sanidad española, a pesar del maltrato de las listas de espera! Cuando vemos que la familia se nos va por culpa de un sistema que le obliga a tener un seguro privado,  la gente es capaz de inventarse hasta el cuento de caperucita, que es lo que le ha pasado a Lilian Tintori, consorte de Leopoldo López, a la que no le han faltado arrestos para salvar a la abuelita con el dinero de…. Bueno, eso es lo de menos.

La buena mujer, esposa, madre, activista y nieta como ella misma se ha definido, no se ha cortado en coger cuatro cajas e introducir todos  los billetes que ha podido, a falta de otros productos básicos de los que adolece la población; creo que por situaciones como esta lloraba Albert Rivera en su viaje a Venezuela en plena campaña electoral.

Ignoro el destino final de ese dinero, no vayamos a pensar que la oposición alberga aviesas intenciones como alentar altercados a destiempo mientras la población carece de productos de primera necesidad. Recuerdo el millón de euros que  apareció en lo alto del armario del suegro de Paco Granados y pienso: “¡cómo le va a la gente en esta España recuperada, que te encuentran un kilo en cualquier lugar y encima se te ha olvidado dónde lo habías puesto!” Yo sigo buscando en mi casa cuando hago limpieza, pero nada…

Lo mejor es comprar medicinas al por mayor para que no se produzca un desabastecimiento generalizado que ponga en riesgo la salud de la abuela; visto así, le otorgo el beneficio de la duda a esta caperucita de cuento y aceptamos Rafael Hernando como ser humano.

A 200 millones de bolívares asciende la discreta cantidad de esta señora, dicen los entendidos y las entendidas en el cambio monetario, unos 17 millones de  euros. ¡Ahí es nada! ¿Me han mentido en el telediario también en esto cuando me han dicho que Venezuela está muy mal? ¡Será verdad, cuando en las clínicas no aceptan transferencias ni ingresos bancarios, ni pago en cheque! ¡17 millones al contado, no vaya a ser que se devalúe en el camino de la clínica a casa! No es de extrañar que la ronden políticos de aquí, por si cae algo.

¿De dónde saca para vivir y viajar la señora Tintori? ¿Alguien le conoce un medio de vida? Pienso y adivino que el dinero no procede de Podemos, financiado por el ecuatoriano Correa según fuentes de toda solvencia; me entra la risa con el término. Entonces, ¿de dónde saca 17 millones esta señora? El PP la quiere sacar de Venezuela para que la oposición a Maduro siga teniendo una cabeza visible que no esté entre rejas.  Me pongo a pensar pero sin obsesionarme. ¡Igual el destino de las cajas para la abuelita eran otro concurrido paraíso fiscal! Así que, antes de rayarme con el asunto, enciendo la tele, ansiosa por ver las explicaciones abriendo telediarios antes de ver las revueltas venezolanas de los informativos de verano. Y mientras zapeo, le oigo a mi vecina tararear:  “¿En quéééé se mete, la chica de 17? ¿De dóóóónde saca, pa tanto como destacaaaa? Y ella diceeeee al verles en ese plaaaan: la que quiera coger peeeeeces que se moje al desfilaaaaar”. Y entonces pienso : “¡pues sí!”.

Artículo original en el blog de Begoña Arnaldes

Autor: BesterikGabe

Información y opinión. La actualidad a través de artículos. Hace tiempo que murió la objetividad.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s